CULTURA EN INTERSECCIÓN PRÁCTICA

Estimados amigos,

La visión y experiencia de un profesional de la Gestión Cultural influye sobre la creación, o servicio, objeto de su trabajo. Por tanto, para poder cumplir con los objetivos de las organizaciones culturales se requiere una serie de conocimientos en campos muy diversos (jurídicos, financieros, artísticos, etc.), que permitan desarrollar los proyectos culturales empleando todos los recursos disponibles de la manera más eficiente posible.

Pero la casa no puede empezarse por el tejado y antes de ponerse manos a la obra, se deben afianzar los cimientos del conocimiento. La Biblioteca Nacional de España lo pone cada vez es más fácil, gracias al nuevo apartado de publicaciones que han creado en su web con el que podremos acercarnos a nuestros pequeños grandes fetiches de sabiduría, los libros. Y para los que todavía no son ávidos lectores, por cuestiones de edad, la Fundación Santander junto con el Ayuntamiento de Madrid, organiza la II edición del Programa Levadura donde artistas, docentes y estudiantes de primaria comparten una misma pasión, el arte. 


Nuestro afán constante por armonizar las relaciones con las instituciones privadas dentro de los planes de formación cultural encuentra su refrendo allende los mares. En el II Encuentro de Gestores Culturales de la Universidad de Guadalajara, México, se puso de manifiesto la necesaria vinculación de la Universidad con empresas dentro del marco de la Gestión Cultural. Del mismo modo variopintas lineas transversales compartidas surgirán en el IV Congreso de Educación, Museos y Patrimonio organizado por el Centro Cultural de Carabineros de Chile, donde se debatirá acerca del tratamiento de la calidad, equidad y exclusión por parte de la educación cultural.

La amplitud de horizontes y conocimientos sobre las diferentes disciplinas artísticas es condición sine qua non para el gestor cultural. Siendo el empírico el mejor método de aprendizaje, es imprescindible empaparse de una buena selección de propuestas vigentes. Mejor ejemplo de ello que el Festival L'alternativa de cine independiente de Cataluña, no se nos ocurre. Con una amplia selección de cortos y largometrajes acompañados de diferentes actividades entorno al presente y futuro del cine, Cristina Riera y su equipo, han vuelto a dar lo mejor de sí mismos. No menos interesante, pero sí más íntimo, el cine de autor se muestra implacable en el Festival Seminci que, con una melancólica mirada al pasado y una declaración de principios, celebra su 60 aniversario.

Quienes también están de celebración son las Artes Escénicas, en especial Madrid En Danza que lo demuestra deleitándonos, durante tres semanas, con lo mejor del panorama de la danza en su 30 aniversario. El teatro también reclama nuestra atención con el XVI Salón Internacional del Libro Teatral donde autores, directores e intérpretes se darán cita para promover las publicaciones teatrales. Incluso los más jóvenes podrán poner en práctica sus dotes interpretativas participando en el Microteatro Juvenil.

Pero lo que verdaderamente distingue a un buen gestor cultural es su capacidad de adaptarse al medio. Un medio en el que la tecnología marca el paso, cada vez más rápido. Por ello, propuestas como las gafas de realidad virtual que te trasladan a la Tarragona de hace 2000 años o la plataforma de préstamo de libros electrónicos eBiblio, ponen de manifiesto la necesidad de beber de los nuevos formatos transmedia a través de los cuales se consume cultura, ofreciéndonos además, infinitas posibilidades de expresión.

Nos despedimos sugiriendo visitar nuestro rincón de lecturas recomendables para cultivar la mente y seguir aprendiendo de Gestión Cultural. Y recuerda, la #ActualidadCultural la haces tú.